TENIS PARA TODOS

La cultura Física posee dos elementos básicos:

1.El hombre conoce al mundo que lo rodea a partir de su realidad corporal. El hombre vivirá su existencia en el cuerpo, desde y a través del cuerpo.
2.El hombre vive en movimiento. El hombre no puede subsistir como tal sin la capacidad y la ejercitación del movimiento. El niño percibe su cuerpo y explora su ambiente a través del movimiento.

El deporte es movimiento, en él se cristaliza el aprendizaje de los gestos deportivos y es la motivación constante y creciente de millones de individuos en todas las latitudes, dividiéndose en dos corrientes fundamentales:
a)DEPORTE ESPECTACULO, que anima el ocio pasivo de multitudes en el estadio o frente al televisor. Profundamente unido al deporte-espectáculo, en sus aspectos competitivos y/o profesional, propulsado y determinado por poderosas, y a veces cuestionables, circunstancias económicas, políticas y sociales.
b)EL DEPORTE PRAXIS, concebido como la actividad desarrollada por el individuo o por el grupo, ya sea como forma organizada o como práctica independiente y espontánea. Es comprensivo del esparcimiento, el descanso y la liberación de energía. Pero el aspecto más significativo para el niño y el adulto es el DEPORTE EDUCACION – participa de los aspectos previamente señalados de salud, esparcimiento, etc... pero que tiene alcances más trascendentales como la adquisición de hábitos deportivos para encontrarse:

•EN LA VIDA CONSIGO MISMO
•CON EL PROPIO ESFUERZO... Y CON EL CANSANCIO
•CON EL EQUILIBRIO ... Y EL DESEQUILIBRIO
•CON NUEVAS OPORTUNIDADES DE EXPRESARSE Y COMUNICARSE SOCIALMENTE.
•CON LA POSIBILIDAD DE MEDIR Y ADMITIR LA PROPIA REALIDAD PERSONAL.

El deporte será tanto más educativo en cuanto conserve su capacidad de juego, su alegría, su espontaneidad. Sin embargo, muchos creen que la alta técnica, los movimientos estereotipados, la afiatada copia del campeón califican exclusivamente al deporte. Si bien el perfeccionamiento técnico es deseable, su valor se realizará en la medida que atente contra la expresividad, la creatividad, la afirmación individual o grupal.
Para ello toda escuela deportiva debe tener en su planificación tres niveles de objetivos:

a)El aprendizaje de los gestos técnicos y la capacidad de juego destinado al enriquecimiento motor, a las adaptaciones orgánicas y al desarrollo del pensamiento táctico.
b)La adquisición de dicha práctica como hábito de vida – para ello es importante que en las clases se establezca una corriente afectiva favorable y que los centros de interés se renueven periódicamente.
c)Convencer, con adecuados y comprensibles argumentos de los beneficios quien conlleva dicha práctica.
Hemos terminado esta introducción sin hablar del tenis. Simplemente queremos expresar lo siguiente:
El deporte y la educación física aportan las bases necesarias para el desarrollo y el bienestar de los niños y los jóvenes en la sociedad y el sistema educativo.
El deporte está adquiriendo una importancia cada vez mayor en nuestras sociedades y en su desarrollo, convirtiéndose en un fenómeno sociocultural que trasciende el ámbito estricto de las instalaciones deportivas, los estadios y los demás lugares en que se practica.
De hecho, el auge espectacular que ha cobrado el deporte gracias a los medios de comunicación de masa, la popularidad que ha alcanzado, y su consiguiente capacidad para atraer masivamente a aficionados de muy diverso tipo, hacen inevitable que se tenga cada vez más en cuenta su función educativa.

Lo importante es que este tipo de educación puede desempeñar, no sólo en el desarrollo cognitivo y físico de los niños y los jóvenes, sino también en el enriquecimiento de la vida de los adultos en el contexto de la educación a lo largo de toda la vida. La educación es un factor esencial del desarrollo y el progreso, y la educación física y el deporte forman parte integrante de la enseñanza de calidad preconizada por el movimiento en pro de la Educación para todos. En efecto, tanto la educación física como el deporte contribuyen a desarrollar las aptitudes “genéricas” y el potencial cognitivo y físico del niño, proporcionándole así las bases necesarias para su plena realización como persona y su bienestar. Los sistemas educativos son elementos básicos de la construcción del bienestar físico y mental del individuo, al que alude la antigua máxima latina “mens sana in corpore sano” [Una mente sana en un cuerpo sano].

El tenis puede ser una magnifica oportunidad educativa .


Volver