LOGRAR “EL FLOW” A TRAVES DE LA OXIGENACION CEREBRAL

Dietmar Samulsky en su disertación en el congreso de la SIPD
Bogota, Colombia 2010, hablo de la necesidad de ayudar a los atletas de Elite a percibir las situaciones estresantes como desafíos u oportunidades para demostrar superación. ¿Por que? Porque la realidad nos demuestra que son pocos los atletas que rinden con su óptimo rendimiento en una forma totalmente regular. La frustración de no ganar en todas las ocasiones debe ser un aspecto a trabajar de los Psicólogos del Deporte. O sea debe abordarse el entrenamiento de las habilidades de la resiliencia. Para entender estas habilidades el atleta tiene que autoconocerse y comprender mejor su propia psiconeurofisiologia. ¿Que quiere decir esto? ¿Cuantas veces escuchamos?:

· Tengo miedo y mucha ansiedad y no quiero competir.
· Pienso que tal vez no voy a ganar y tengo demasiada tensión muscular.
· No soy local y el público no me quiere, por eso me tiemblan los pies.
· Tengo un buen entrenamiento pero hoy tal vez no es suficiente.
· Cuando pienso en la competencia mi corazón cambia los latidos. A veces siento que me voy a ahogar.
· Se me mojan tanto las manos que no puedo agarrar bien la raqueta.
· Talvez estoy condicionada a reaccionar con miedo. No puedo cambiar y controlar.

Un buen ejemplo de este tipo de respuestas es de una entrenadora que tuvo varios viajes seguidos con sus atletas. Consulto porque híper -ventilaba durante el día pero no de noche, tenía mareos y sentía que “no doy mas, son demasiadas cosas y cambios, y me estoy ahogando”. El día siguiente se desmayo por la mañana. Cual fue el diagnostico: Estrés por ansiedad prolongada. La hiperventilación y la tensión no le estaban permitiendo una adecuada oxigenación cerebral. La ansiedad y la tristeza o depresión son dos síntomas que producen alteraciones en la oxigenación del cerebro. En este caso se sumaba la hiperventilación. La ansiedad le producía una tensión muscular en la garganta y los maxilares. Esto a su vez estaba reduciendo el pasaje de suficiente sangre por medio de las arterias del cuello a la cabeza.

Lo que sucede en el sistema nervioso central cuando se enfrenta a la ansiedad, miedo, susto y frustraciones nos demuestra que aún estamos en la etapa primaria con respecto a la teoría fundamental de la investigación del proceso de pensar y percibir. Es un hecho que las expresiones típicas del comportamiento humano están estrechamente relacionadas en su mayoría con partes del cerebro humano, la corteza cerebral, el neocortex y el sistema límbico. A través de un mecanismo regulador, hormonal, nervioso y vegetal, las percepciones activadas por el sistema noradrenérgico- dopaminergico- nigro-estrial, conducen al procesamiento de impulsos fisiológicos motrices y cognitivos. Por medio de la salida de neurotransmisores y hormonas como la adrenalina, noradrenalina, acetilcolina, dopamina y serotonina, las emociones tienen un efecto centralizado en el fluir y el procesamiento de la información y un efecto periférico en casi todos los sistemas del cuerpo humano a través del sistema nervioso simpático y el décimo nervio craneal.
La ansiedad provoca el aumento del pulso y de la presión arterial creando una mala distribución de la sangre, disrupciones de la perístalsis en el sistema digestivo, una ampliación de la tráquea y las pupilas y aumenta aún más la producción de las glándulas sudoríparas. En resumen, todas las funciones están controladas por el sistema nervioso simpático.
A veces, la presencia de factores estresantes sostenidos--abusos, combate, la percepción de presiones irrealistas o excesivas, situaciones generadoras de ira, lesiones, demasiadas competencias, pueden tener efectos en el cuerpo y el cerebro notablemente dañinos. Robert Sapolsky en la Universidad de Stanford y otros, han investigado estrés y salud e informan que realmente puede causar una inundación prolongada de hormonas del estrés, disminuyendo el tamaño de ciertas áreas del cerebro, particularmente del hipocampo. Una función importante del hipocampo está en la memoria. No es inusual para las personas con estrés prolongado manifestar olvido de informacion y dificultad en el aprendizaje Un descubrimiento esperanzado sin embargo, es que ciertas porciones del hipocampo pueden recuperarse una vez que se ha invertido la respuesta de estrés.  
Los pensamientos son un producto inconsciente de la actividad cerebral. Si usted está ansioso, enojado, triste o estresada sus pensamientos se verán afectados, no sólo por el estado de ánimo, sino también por la química de su cuerpo físico. Los niveles de oxígeno de la sangre pueden afectar a la actividad cerebral y el sistema nervioso central, como muchos otros químicos corporales. En la medida que usted se relaja y esta menos ansioso, los procesos del pensamiento se normalizaran.

.En el articulo del Newsletter de AASP (2007), Hap Davis, Ph.D. explico sobre las trabajos realizadas en Canada con nadadoras olímpicas que fueron estudiadas después de fracasar en ser seleccionadas para representar el país en las olimpiadas, aunque algunas ya tenían medallas. Lo que se estudio fue como las neuroimágenes (fMRI), podían mostrar las emociones de tristeza y depresión y los cambios positivos con el entrenamiento mental.
Formas de entrenamiento mental que se puede utilizar, al margen de los convencionales en la Psicología del deporte: La auto contemplación del yoga, Zen-Budismo y Meditación, practicas religiosas, neurobiofeedback y terapia musical.


Dra. Patricia Wightman de Wortelboer. CC-AASP ·130. Md. Lic .Psicología Clínica y del Deporte Encargada Servico, Psicología del Deporte, CENARD.



Volver